¿Gás Radón en Colmenar Viejo?

Recientemente, ha tomado relevancia en los medios el caso de los juzgados de Colmenar  Viejo.  Varios casos de cáncer entre los funcionarios, mama, pulmón, ovario, cerebral y lifoma, hicieron saltar las alarmas al respecto en este edificio de concurrencia pública.
Corentium Home by Airthings large image banner

Descubrieron, una gran piedra de granito que había en un cuarto al que nadie entraba desde hace 15 años, es el tema estrella todos los días entre los funcionarios. “En mi juzgado, el número tres, de las diez personas que trabajamos en él, cinco hemos tenido cáncer”. No saben si el gas radón que puede desprender este material es el responsable de la enfermedad, pero, “de las más de 70 personas que trabajan en este edificio, 13 han tenido algún tipo de cáncer y dos han fallecido”, describe una funcionaria del juzgado.

 

El radón, un gas noble que principalmente emana de la parte baja de construcciones asentadas en granito, suele concentrarse en edificios con sótanos sin ventilación o en lugares subterráneos en contacto con el terreno, pero, igualmente se expande por todo el edificio a través de tuberías y conexiones de desagües.

 

Desde el Ayuntamiento recuerdan, e indican que para combatir este gas “es muy importante ventilar bien estos espacios de forma natural y creando corrientes de aire, o con la instalación de sistemas de extracción mecánica”. Adicionalmente, se recomienda sellar “exhaustivamente” las juntas y filtraciones por las que pueda producirse la entrada de gas.

 

Aunque, a nivel constructivo lo mejor es hacer un análisis previo del asentamiento del edificio, y prevenir la construcción con barreras termoplásticas, que sellen completamente el acceso del gas al edificio. Sin embargo, aunque en países como Reino Unido hay extensas normativas y agencias estatales, desde hace décadas, dedicadas al control de dicho gas, en España, hay tanto un desconocimiento social, como un desinterés institucional por definitivamente implementar medidas correctoras. A nivel particular y privado, hoy en día es muy sencillo hacer un seguimiento y tener mediciones constantes de los niveles del radón en el hogar, por ejemplo con los dispositivos de la empresa Airthings, líderes en el mercado en la medición de concentraciones de gas radón. 

 

Corentium Home
Corentium Plus
Wave
Wave Mini
Hub
Corentium Pro

 

Desde las instituciones competentes, finalmente se han puesto los medios para realizar los análisis. La Consejería de Justicia ha recibido datos de los análisis sobre la presencia de gas radón, se han encargado a una empresa especializada y las mediciones hechas señalan que los niveles de as radón en los espacios en los que trabajan los funcionarios y que son de acceso público son mínimos.

 

Indican que los niveles registrados van entre los 56 y 62 becquerelios por metro cúbico (Bq/m3), es decir, 5 veces por debajo del límite máximo que establece la normativa nacional, basada en la europea, para los espacios de uso público de larga estancia (300 Bq/m3).

 

Aunque, según la Consejería de Justicia, los datos “son tranquilizadores y confirman que no existe ningún riesgo para la salud de quienes trabajan en los juzgados o de quienes tienen que acudir a ellos”. Además, asegura que “la filtración de gas radón desde el suelo hasta las zonas públicas y de trabajo es irrelevante para la salud”.

 

Sin embargo, empresas especializadas del sector indican que segmentos con los siguientes datos:

0 – 48 Bq/m³: Sin acción requerida
49 – 99 Bq/m³: Recomendación de incentivar la ventilación y el sellado de grietas para reducir los niveles.
100 – 149 Bq/m³: Prosiga las mediciones. Si los niveles se mantienen durante más de 3 meses, póngase en contacto con un profesional de mitigación de radón.
150 Bq/m³ and up: Prosiga las mediciones con atención. Si los niveles se mantienen durante más de 1 mes, póngase en contacto con un profesional de mitigación de radón.

 

Indican que se ha hecho una medición bajo el forjado de planta baja, normalmente un espacio que se encuentra en la base del edificio, in indican que es un espacio al que no tienen acceso las personas y que es la zona que está más cerca del foco de emisión del gas radón.

 

Sin embargo, esto no debe ser concluyente, ni necesariamente implica que el edificio este libre o por debajo de las cantidades máximas, porque el gas asciende por las tuberías, grietas, fisuras y canalizaciones del edificio con facilidad, hasta las estancias donde se encuentran las personas. Igualmente, se indica que el verano, es la época del año más propicia para la emisión de dicho gas, y que siendo la zona más afectada la cámara hueca, debería suponer un margen de seguridad extra en dichas mediciones. Este último punto, es igualmente rebatible, debido a que las concentraciones de radón dependen de otros muchos factores, como podemos comprobar en este video de la empresa Noruega, líder en fabricación de detectores de radón, AirThings.

 

 

Comisiones Obreras (CC OO) ha manifestado a través de una comunicación oficial por carta,  a la Consejería de Justicia su preocupación, y la que existe entre los funcionarios debido al tima. “Hemos pedido a la Consejería que evacúe el edificio porque está enfermo y es mejor prevenir que esperar a que se den nuevos casos de cáncer”. El hallazgo se produjo cuando el responsable de mantenimiento estaba revisando unos problemas de fontanería. Fue así, de forma fortuita, como dio con la habitación cerrada y descubrió el granito. En ese momento, no se dio cuenta de la posible relación entre esta roca y el gas radón. “Llamaron a uno de los funcionarios que tiene un aparato de medición y cuando lo utilizaron en la habitación vieron que la cifra era muy superior a la máxima establecida”. Según una directiva europea, la concentración no debe superar los 300 bequerelios, “y la medición que obtuvieron superaba los 700”, asevera la portavoz de Comisiones. Fue en ese momento cuando decidieron hablar con la Consejería. Así, el martes, sólo un día después de recibir la queja, una empresa especializada ha instalado medidores en las zonas de trabajo de los juzgados.

 

Aunque desde las instituciones responsables de la salubridad y seguridad de los espacios de trabajo indican y repiten que no existen motivos para la alarma, CCOO demandan cerrar el edificio y trasladar los funcionarios a otro espacio de trabajo.

Facebook
Twitter
Corentium Home by Airthings large image banner